Noticias

Kehilat Yovel inaugura su nueva sede

CCJC - Prensa 2014-04-12
La Confederación de Comunidades Judías de Colombia felicita a Kehilat Yovel por su nueva sede en la ciudad de Bogotá. La comunidad Yovel de orientación mesiánica, ha sido un gran amigo de la comunidad judía y del Estado de Israel.

****


Al finalizar el pasado shabat hagadol, la Comunidad Yovel realizó un acto de gratitud a Di-s, al dedicar su nueva Sede Comunitaria, ubicada en Chapinero, en la carrera 16 No. 63-62.

acto de dedicación fueron invitados amigos y miembros notables de la Comunidad Judía: el Gran Rabino del Centro Israelita de Bogotá, Alfredo Goldschmidt, acompañado de su hijo el jazan David Goldschmidt; del cuerpo diplomático de la Embajada de Israel, la representante de Asuntos Políticos y Cooperación Internacional, Michal Maayan; en representación de la Confederación de Comunidades Judías de Colombia, el académico Marcos Peckel.

Durante el acto de dedicación, el Rabino Goldschmidt resaltó la importancia de irradiar hacia afuera la luz que debe caracterizar a los que guardan los preceptos de Di-s. Por parte de la embajada, la señora Maayan, manifestó su afecto hacia la comunidad y la felicitó por el logro de la hermosa sede propia. Por su parte, el profesor Marcos Peckel, resaltó el trabajo de Hasbará y solidaridad con Israel realizado mancomunadamente con el Pastor Raúl Rubio y algunos miembros de la comunidad.

El pastor Rubio tributó a su esposa Viviana Valbuena la dedicación de esta sede propia, ya que fue a través de ella que Di-s lo condujo a las raíces hebreas de la fe y quien le propuso fundar la Comunidad Yovel. Recordó que hace 14 años en su primer viaje a Israel, en un acto de fe, compró la caja para la mezuzá y una piedra que desde entonces dijo sería puesta en la sede propia.

La mezuzá, escrita en hebreo por Ángel Marceló, comunitario Yovel, se colocó en la entrada principal de la sede propia, bajo la piedra y dentro de la caja traídas de Israel, con las oraciones y dedicaciones pertinentes del pastor Raúl Rubio, el Rabino Alfredo Goldschmidt, invitados y fundadores de la Comunidad Yovel.

Para los comunitarios, mientras más se demoraba, más cerca estaba el cumplimiento de llegar a paso lento pero firmes a la tierra prometida de una sede propia, de salir de la esclavitud de pagar arriendo y de entrar al reposo de dejar heredad a las nuevas generaciones.

Nota escrita por Alba María Ortiz