Noticias

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert, condenado por soborno

El Mundo - España 2014-04-02
El juez David Rozen ha declarado culpable de aceptar soborno al ex primer ministro, Ehud Olmert. Un delito que cometió cuando ejerció de alcalde de Jerusalén (1993-2003) y posteriormente ministro de Industria y Comercio. Sentencia dramática e histórica en la sala 606 del Tribunal del Distrito de Tel Aviv. Tras más de dos años de juicio, 103 testimonios y 13 acusados, se trata del caso de corrupción más grave y complejo en la historia de Israel.

Si no hay sorpresas, el significado de la condena es claro y sin precedentes desde la creación de Israel en 1948: el ex jefe de Gobierno será encarcelado. Aún no se ha establecido la fecha en la que el juez dictaminará la pena. Según los comentaristas locales, el cargo de soborno no deja otra opción que la cárcel.

El polémico affaire gira en torno al megacomplejo residencial Holyland. Un ambicioso y multimillonario proyecto en el sur de Jerusalén que nació entre prebendas y sobornos dados por sus promotores a responsables municipales, banqueros y altos funcionarios en una época en la que el alcalde era Olmert y posteriormente Uri Lupolianski.

Un giro inesperado

Este juicio que acompañó (junto a otros casos) al ex primer ministro en cada intento o pensamiento de volver a la política en los últimos años tomó un giro inesperado la semana pasada. Shula Zaken, una de las acusadas y que fuera fiel secretaria personal de Olmert desde los años 90, decidió "cantar" y acusar a su jefe. A cambio de un acuerdo con la Fiscalía garantizándose sólo once meses de cárcel, Zaken entregó cintas que grabó a escondidas y que supuestamente implicarían a Olmert.

El líder del partido centrista Kadima ganó las elecciones en el 2006 pero tuvo que dimitir en el 2009 ante las acusaciones de corrupción en varios casos en el pasado.

Tras ser exculpado en dos casos de corrupción y ser acusado de conflicto de intereses y abuso de confianza en el caso "Centro de Inversiones", Olmert esperaba hoy cerrar esta polémica página de su carrera.

Pero el juez Rosen la ha abierto de forma rotunda al culparle de aceptar soborno. En concreto, 500.000 shékels (casi 100.000 euros) que el empresario Shmuel Dachner entregó a su hermano Yossi Olmert. Según la sentencia, éste reconoció la ayuda económica para tapar sus deudas.

Antes de morir hace un año por graves problemas de salud, Dachner testificó como testigo de cargo sobre su papel en la promoción del proyecto Holyland así como su compleja relación amistosa y financiera con Olmert y Zaken. "(Dachner) compró los servicios de Olmert traspasando dinero a su hermano. (...) Le dio dinero a Yossi Olmert para promover el proyecto de Holyland y agraciarse con Ehud Olmert", sentencia el juez que también le acusa de mentir ante el Tribunal.

Terremoto político

El abogado de Olmert, Eli Zohar, afirma: "Debemos leer las 700 páginas de la sentencia. Olmert ha sido exculpado en varios acusaciones y no se llevó dinero a su bolsillo". Se cree que presentarán un recurso incidiendo en la "poca credibilidad de Dachner".

La intervención de Rosen ha provocado un terremoto político y mediático en Israel. No sólo porque cierra cualquier posibilidad de una vuelta al poder sino por el hecho que Olmert deberá pasar por la cárcel.

"Es un día triste porque el que fuera primer ministro ha sido condenado por corrupción pero también importante porque demuestra que en esta democracia nadie está por encima de la ley", resume un periodista local en el Tribunal de Tel Aviv recordando también que el ex presidente de Israel, Moshe Katsav cumple condena en la cárcel por violación y acoso sexual.

De los 13 acusados, sólo tres han sido declarados inocentes en la trama Holyland que pasará a la historia no sólo por sus gigantescas torres que dominan el sur de Jerusalén.