Noticias

El Gobierno iraní condena el Holocausto junto a la Puerta de Brandemburgo en Berlín

El Mundo - España 2014-02-03
Berlín ve el gesto como un síntoma positivo de cara a las negociaciones del día 18*

La postura del ministro de Exteriores iraní representa un claro giro político*

El presidente iraní declaró que "nunca estaría del lado de un nazi"*

En Berlín se valora el último gesto de Teherán como todo un éxito diplomático y como un síntoma muy positivo de cara a las negociaciones que tendrán lugar el próximo día 18 de febrero en Viena entre Irán y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania. El ministro de Exteriores de iraní, Mohamed Dyawad Zarif, se desplazó anoche hasta la capital alemana desde Múnich, donde había asistido a la Conferencia de Seguridad, e hizo unas declaraciones junto a la Puerta de Brandemburgo, en las que afirmó que el Holocausto fue una "tragedia terrible que no debe volver a ocurrir nunca".

La postura del ministro representa un claro giro político de Irán, que hasta ahora negaba el Holocausto y que se ha negado reiteradamente a reconocer el Estado de Israel. El actual Gobierno, que se encuentra en funciones desde 2013, ya se había distanciado previamente de la postura del ex presidente Mahmud Ahmadineyad ante este tema. Ahmadineyad no tuvo más que palabras de hostilidad hacia el Estado judío, mientras que el actual presidente, Hasán Rohani, y el ministro de Exteriores Zarif saludaron en septiembre a través de Twitter a "todos los judíos" para la festividad de Rosh Hashan

Durante un encuentro con editores de periódicos en Nueva York, Rohani además afirmó que "los nazis cometieron una masacre contra los judíos y la condenamos. Nunca querríamos estar del lado de un nazi". El Gobierno iraní sigue considerando que Israel "empuja" a EEUU hacia una guerra con Irán, según consta en comunicados oficiales, pero Zarif ha dejado muy claro en la Conferencia de Seguridad de Múnich que Teherán está dispuesto a "entablar nuevas conversaciones para lograr nuevos consensos" y se ha referido a los representantes de los gobiernos occidentales presentes en la conferencia como a los "nuevos amigos" de su gobierno. La conclusión de las numerosas autoridades de Defensa que han escuchado a Zarif en Múnich es que están de acuerdo en que Irán quiere "cerrar círculos viciosos y volver a generar confianza en el escenario internacional".