Noticias

Todos espían a todos

El Mundo - España 2013-12-20
SAL EMERGUI


Nuevos detalles del espionaje de EEUU a Israel

"Yo pensaba que mi barrio era demasiado tranquilo y ¡ahora me entero de esto!", nos dice con ironía Daniela en la calle Pinkas de Tel Aviv en alusión a la casa alquilada por Estados Unidos para supuestamente espiar al vecino más famoso del norte de la ciudad: Ehud Barak. Los hechos -revelados por el diario israelí 'Yediot Ajaronot'- ocurrieron a partir del verano de 2007 cuando el líder laborista era ministro de Defensa y curiosamente gran valedor de la estratégica alianza con Washington.

"Es pura casualidad. Alquilamos la casa para un miembro de la Marina que trabaja de guardaespaldas en la Embajada", respondió la delegación norteamericana en Tel Aviv a la pregunta formulada por Israel. Este país aceptó las explicaciones pero no quitó ojo y oído de la casa que ojeaba y escuchaba a Barak.

Así detectó posteriormente cómo numeroso equipamiento electrónico era instalado en la casa que hoy -siempre según el diario- se revela como el lugar donde EEUU espió la lujosa residencia de Barak.

No se sabe qué información confidencial llegó a captar aunque no se puede olvidar un dato: desde que fue nombrado jefe de la Inteligencia Militar en 1983 hasta su último cargo (Defensa) pasando por la jefatura del Gobierno, Barak siempre parte de la base que está bajo seguimiento.

De ahí que Barak no se ha sorprendido por las revelaciones del ex analista de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden según las cuales, espiaban los correos de dirigentes israelíes como el suyo o el del primer ministro en esa época, Ehud Olmert.

El actual jefe de Gobierno, Benjamin Netanyahu, no ha querido hacer comentarios directos al respecto aunque este domingo señalara: "Hemos dado nuestra opinión sobre estos acontecimientos". Es decir, ha transmitido un mensaje a la Casa Blanca expresando su disgusto.

Netanyahu sigue el ejemplo de Barak y no sólo porque fue su oficial en la unidad de élite Sayeret Matcal. No se fía de nadie y es consciente de que no sólo los servicios secretos árabes e iraníes intentan captar sus mensajes, conversaciones o escritos. También su principal aliado, EEUU. Netanyahu no tiene correo electrónico privado ni usa móvil personal. Como sus antecesores, sabe que llamadas "no blindadas" son escuchadas por otros países. Cuando Netanyahu viaja al exterior, sabe que la habitación del hotel puede estar marcada. En Washington, por ejemplo, mantiene las conversaciones sobre los temas más delicados a nivel de seguridad e Inteligencia en una habitación hermética y habilitada para ello.

El analista israelí en temas de espionaje, Yossi Melman, afirma que "desde hace 50 años EEUU espía todo lo que se mueve pero debido a las nuevas tecnologías sus capacidades y apetito se han multiplicado. Hoy pueden espiar todo lo que quieran en el mundo".

El hecho que la NSA intente neutralizar mensajes de líderes, embajadores, científicos u oficiales israelíes no hace peligrar la preferencial cooperación con la Unidad 8200 israelí. Este departamento se centra en el seguimiento y captación de comunicaciones. Básicamente en los países árabes e Irán. El presidente Bashar Asad, por ejemplo, tiene presenteque una simple llamada o correo electrónico desde Damasco puede ser captado al instante por Israel.

El ministro israelí de Asuntos Estratégicos e Inteligencia, Yuval Steinitz, condena la supuesta acción de espionaje estadounidense: "Es un hecho ilegítimo que no podemos aceptar. Nosotros no espiamos al presidente de Estados Unidos, la Casa Blanca o el secretario de Defensa. Tenemos una cooperación sin precedentes a nivel de Inteligencia. Los dos países compartimos la información más confidencial en beneficio de todos y por eso debemos llegar a un acuerdo que evite una escucha o espionaje mutuo".

Pero en el mundo lleno de sombras del espionaje, todos vigilan y escuchan a todos. Sean acérrimos rivales o íntimos aliados. No faltan métodos y recursos para saber qué piensa tu amigo o enemigo.