Noticias

Reunión de emergencia en Israel por el asesinato de soldado en Hebrón

Aurora Digital - Israel 2013-09-23
El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) continúa rastrillando la ciudad de Hebrón en Judea (nombre bíblico del sur de Cisjordania) en busca de los terroristas palestinos responsables del asesinato del sargento Gabriel (Gal) Kobi, de 20 años, de Tirat Hacarmel, en el norte del país.

Kobi fue alcanzado por una bala, disparada por un francotirador palestino a doscientos metros de la Cueva de los Patriarcas en Hebrón.

El soldado será enterrado en el cementerio militar de Haifa a las 16:00 horas.

Fuerzas del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) hallaron dos rifles de caza en Hebrón. Las tropas detuvieron a dos palestinos en cuyo poder fueron halladas las armas. También arrestaron a ocho palestinos buscados.

Según una investigación inicial, el asesinato de Kobi no estaría relacionado con el crimen del sargento Tomer Hazan. Hazan de 20 años, de Bat Yam.

Sin embargo, el ministro Moshé Yaalón decidió convocar de emergencia al Gabinete de Seguridad.
"Lloro con la familia de Kobi la pérdida de su hijo, Gal. El Estado de Israel no tolerará a los grupos terroristas", que intentan dañar a sus ciudadanos y a sus soldados, expresó Yaalón.

"La lucha contra el terrorismo es una batalla muy larga, y requiere nuestra determinación", apuntó Yaalón.

Kobi, que integraba la Brigada Givati, recibió un balazo en el cuello. Fue evacuado en grave estado al Hospital Zaherí Tzedek de Jerusalén, donde se pronunció su fallecimiento.

El ministro de Exteriores de la Autoridad Palestina, Riad al Maliki, evitó a condenar el asesinato de Kobi, afirmando que la muerte del soldado israelí no es motivo para evadir los requerimientos del proceso de paz.

Al Maliki insistió en que ambas partes se han comprometido en liberar a los terroristas presos en la nueva ronda de conversaciones, que se espera que se lleve a cabo el mes próximo.

Además, manifestó que no se prevé un encuentro entre el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abbas, en la Asamblea General de la ONU